“Muerte de Julio César”, quien fué asesinado en la Curia de Pompeyo y que representa la tiranía en el seno del poder.


(Pintura de Vicenzo Camuccini, realizada en 1798).

 

Los partidos políticos estatales.

 

Pocos se dan cuenta que el hecho de que los partidos estén dentro del Estado supone que la Nación no tenga un instrumento para defenderse y poder hacer sus reclamaciones ante el poder de este. Apuntar para quien no lo sepa, que los partidos se originan en el seno de la sociedad civil como consecuencia inevitable de la libertad de asociación para defender los intereses de los distintos grupos sociales que surgen por la natural divergencia de ideas y clases. 

La sociedad en España admite que los partidos estatales sean financiados con dinero del contribuyente y no se percatan de que, al ser así, se cometen dos delitos de corrupción de lo más corrosivos; uno el propio delito de aceptar ser financiados con dinero público, y el segundo delito, aún mayor, es presentarse a los comicios con un dinero que sus competidores no tienen. 

Aún no se han enterado de que, jurídicamente, un partido estatal tiene la misma cualidad que cualquier partido que estuviera en lo alto del Estado en una dictadura, en España, en vez de ser un partido único estatal como lo fue Franco, hoy, son partidos varios estatales con una rotación cada cuatro años en el tiempo. Es decir, la condición es estatal y nunca civil, precisamente de quien los individuos nos tenemos que defender que es del Estado. Una manera de gobernar, el Estado de partidos o Partitocracia vulgarmente hablando, que trae consigo al mayor de los totalitarismos convirtiendo a su paso todo en Estado, y dejando a la Nación marginada en cualquier ámbito sociopolítico para cualquier decisión o elección para un futuro. 

Los partidos deben de estar anclados en la sociedad civil y nunca en el Estado, como puente de unión entre ambos. Además, que los partidos sean estatales, supone que no pueda existir izquierda ni derechas y así evitar una verdadera oposición entre ellos, ya que, en esa situación estatal de residencia, ya poseen ellos el poder, en el caso de España en consenso, repartido en cuotas, y dependiendo del sistema de votación proporcional de listas, como dice el propio título, a proporción de los votos captados. 

Realmente se ignora de que, siendo los partidos estatales, se han desvinculado de su origen civil y han traicionado a la sociedad, convirtiéndose en órganos permanentes del Estado, que miran por y para los intereses del Estado que es quien los paga. 

El Estado de partidos.

 

En una forma de gobierno como es el Estado de partidos que hay en España y en casi toda Europa, los partidos políticos se instituyen en un terreno que no es el suyo marcando ellos mismos el territorio de lo que puede ser legal y lo que no, apartando de la sociedad esa Libertad Política de la que, en una forma democrática de gobierno, deberían de tener los individuos en colectivo. Esto es una de las tantas pruebas para afirmar de manera rotunda que en España no hay democracia, ya que la Libertad Política de la sociedad española recae en poder de los partidos políticos que hay dentro del Estado, porque estos han hurtado al pueblo lo que le pertenece a la sociedad civil, que es la elección de las formas de gobernar y a los gobernantes, reteniéndolo en los lares del Estado. Se mantiene así la grandísima confusión de que, los partidos representan al pueblo y a la voluntad general de la Nación, cuando lo que sucede es que lo que se quiere llamar voluntad general se refiere a la demanda de esa parte de la sociedad indignada que se convierte mediante la propaganda partidista en la oferta política para los gobernados. Lo que es del Estado, es también de la Nación en forma de gobierno elegido por el pueblo a mayorías en el ejercicio de su Libertad Política en una democracia, pero no sucede a la inversa, que lo que es de la Nación no le pertenece al Estado, pues la Nación es previa al Estado que utiliza a este como convenio o herramienta para la defensa, la seguridad y la administración de los ciudadanos, que son la Nación, mediante el gobierno en funciones que es el Ejecutivo y que pertenece al Estado. Por lo tanto y a razón de la democracia, el marco y los límites del Estado no es de incumbencia de la Nación, y los partidos son y se originan en la sociedad civil, no para estar en el Estado, sino para defender los intereses ante este de la sociedad.

En el primer momento en que los partidos se desmarcan de la sociedad civil aceptando ser financiados con dinero público y entrando a formar parte del marco estatal, están traicionando a la sociedad y, aunque la propaganda sea confusa y nos quieran meter ideas capciosas en cuanto al funcionamiento de las facciones estatales, jamás un partido de esta índole mirará ni puede mirar por los intereses de la Nación; lo primero porque se ha desvinculado de esta, y segundo porque cada uno es de quien le paga y le mantiene.

En España nadie elige absolutamente nada en la urna, sucede un reparto de cargos, bienes y poderes según la proporción de votos.

Los partidos estatales se han convertido en órganos permanentes del Estado, o facciones, y que hagan lo que hagan, roben, prevariquen se corrompan o maten, seguirán ahí arriba manteniéndose con nuestro dinero, a base de que los españoles les mantengan con sus votos en las urnas legitimando esta manera de gobernar.

En España NO hay democracia, hay un Estado de partidos. La Partitocracia y el horror de las urnas en esta forma de gobierno autoritario y totalitario, que deriva en el mayor de los fascismos como se podría observar en las peores de las dictaduras conocidas del siglo XX, donde todo se resume en “Estado total”.

 

Benito Mussolini 1923; “Todo dentro del Estado, nada fuera del Estado, nada contra el Estado”

 

“Millones de personas han votado o tienen la intención de votar a los partidos con más corrupción en sus espaldas antes de cada comicios en este período de Partitocracia”.

 

Antonio HR, a 9 de octubre de 2021.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *