La Transacción española. Cap. IV. El mismo camino con distinto paisaje.

 

Todo poder necesita de una ratificación, de un refrendo, para LEGITIMAR y constatar su AUTORIDAD.

De un partido único ESTATAL se pasa a partidos varios ESTATALES por medio del CONSENSO POLÍTICO sin cambiar nada. 

Se confunde la LIBERTAD POLÍTICA con los DERECHOS Y LIBERTADES INDIVIDUALES OTORGADAS desde el poder establecido. 

Se llama DEMOCRACIA a lo que es PARTITOCRACIA (Estado de partidos)

Se llama separación de poderes a la DIVISIÓN EN FUNCIONES de un único poder soberano

El pueblo no elige nada ni a nadie, refrenda lo que el poder ofrece

El poder lo tienen los partidos, que están en el Estado, no tienen nada que ver con la sociedad civil gobernada

Muere Franco y se continúa el franquismo mediante la REFORMA DE LAS LEYES FUNDAMENTALES DEL REINO, a la que nos hacen llamar CONSTITUCIÓN. 

Franco nombra Rey a Don Juan Carlos de Borbón, el Emérito nombra presidente a Adolfo Suárez, Suárez legaliza al Partido Comunista, el resto es lo que tenemos hoy, una OLIGARQUÍA DE JEFES DE PARTIDO EN EL ESTADO que sucede a Francisco Franco y sirven y viven de la Monarquía que instaló y preparó el General.

Los españoles votan hoy al franquismo, el ejercicio en la urna que legitima la Victoria del General Franco en la Guerra Civil española, poder que no cesó hasta día de hoy por lo anteriormente citado.

Torcuato Fernández Miranda: “Se pasó de la Ley a la Ley”.

Al REPARTO del poder del Estado del Dictador entre el poder establecido y los partidos clandestinos de oposición a la Dictadura, se lo llama RECONCILIACIÓN y CONCORDIA. 

El ministro de Franco Manuel Fraga, el jefe de la Falange Adolfo Suárez, y el Rey, Don Juan Carlos de Borbón nombrado por Franco, son los promotores fundacionales y funcionales del Estado de partidos; los españoles aprenden lo que es la Democracia en boca de estos señores. 

De la noche a la mañana, los comunistas y socialistas se hacen monárquicos y pactan para sentarse al lado de sus verdugos. 

Carrillo pide el Premio Nobel para el Rey.

 

 

Nunca hubo una RUPTURA DEMOCRÁTICA, no hubo RUPTURA MORAL ni POLÍTICA con el franquismo, hubo una REFORMA de lo ya habido; con la misma estructura de poder vertical y autoritaria que había en el anterior Régimen.

Hoy, los españoles están viviendo la DEGENERACIÓN de la dictadura de Franco, en un teatro fingido de apariencias mediante la forma de Estado de la Monarquía y la forma de gobierno del Estado de partidos o Partitocracia vulgarmente hablando. 

Se pasa del MIEDO al CONSENSO, de la DIGNIDAD al NIHILISMO, de la DICTADURA de un partido único en el Estado a la OLIGARQUÍA DE VARIOS PARTIDOS que se apoderan del Estado sin la consulta a los españoles, evitando en primera instancia la Libertad Política Colectiva que se vendría de un período de Libertad Constituyente promovido por Antonio García-Trevijano en su idea de la JUNTA DEMOCRÁTICA y la PLATAJUNTA; objetivo y propósito traicionado, por todos los partidos políticos sin excepción; partidos clandestinos en ese momento que habían firmado las condiciones de RUPTURA DEMOCRÁTICA para abrir un periodo de Libertad Constituyente y se apuntarían al carro del REPARTO DEL ESTADO con la excusa de la RECONCILIACIÓN y de la CONCORDIA, algo surrealista y falso cuando se trata de política, ya que la política es el disenso y no admite consensos

Se dice CONSTITUCIÓN, pero es como documento jurídico una CARTA OTORGADA, formal y materialmente.

Todo sigue igual que antes, en lugar de ser en blanco y negro, el avance de la tecnología y la renovación de las técnicas burocráticas hacen creer y dan la apariencia de cambio a la democracia y la Libertad, y así, nos sirven todo en color, para aliviar la imagen oscura de la Dictadura, dejando el mismo fundamento en seno del poder con la máscara de la democracia; produciendo también un sentimiento de vergüenza y complejo de inferioridad a toda la población gobernada.

Hoy hay más miedo a lo público y a lo político que con Franco. 

Los españoles siguen sin saber qué es la democracia, qué es la Libertad y qué es una CONSTITUCIÓN. 

Se vota para no elegir absolutamente nada en las urnas, únicamente, cada papeleta, ya sea “voto nulo” o “voto en blanco”, o la votación a alguna lista de partidos cualesquiera de ellas, sirve para continuar la DEGENERACIÓN del RÉGIMEN ANTERIOR por otros medios y legitimar el poder del Dictador muerto hace 47 años, el mismo que obtuvo en su Victoria en la Guerra Civil. 

Hoy, millones de españoles votan y apoyan a partidos que están marcados con el sello de la CORRUPCIÓN en la frente.

Franco, está gobernando España después de 47 años muerto mediante ladrones, apátridas y criminales reconocidos, el primero el Rey, al que siguen todos los demás en armonía, desde el primero al último de los colores de la Partitocracia

Hoy en España, al igual que al final de la Guerra Civil, el mismo que hace la ley, la ejecuta y además elige a los jueces; poseen sus Cortes y Sindicatos. 

Esta forma de estructura destacada de despotismo, de EVIDENTE TIRANÍA, ya se reconocía por los Clásicos pensadores políticos y los que surgieron en tiempos más modernos, desde Maquiavelo hasta hoy en el jurista y repúblico y pensador más efectivo e implacable de la Libertad Política Colectiva Antonio García-Trevijano Forte, quien pone en evidencia todos estos hechos ciertos, reales y contemplables, a la vista de cualquiera que no quiera vivir en una fantasía o en una mentira, como viven hoy millones de españoles, por no querer aceptar y reconocer que se ha participado y se ha compartido vivir de una GRAN MENTIRA Y FRAUDE de varias generaciones de millones de españoles, que hoy, curiosamente, siguen como perplejos y aturdidos por  el largo tiempo sometidos y soportando el abuso continúo y la incesante e infinita corrupción del poder, atendiendo precisamente a lo que les humilla, los pisa, los roba y los machaca, que son los partidos estatales, corruptos todos hasta el tuétano, por necesidad de la forma de gobierno, y, porque al NO HABER CONSTITUCIÓN, no hay las herramientas precisas para controlar al poder degenerado de la clase estatal gobernante.

Con Franco también se votaba, también se votaba en sus Referéndum, igual hoy, para LEGITIMAR y dar cobertura al reparto de poderes, cargos y riquezas a la clase estatal, reparto de empresas públicas y corrupción necesaria para funcionar en armonía, gobernados y gobernantes.

 

 

La adicción, en muchos casos religión, de las urnas en el Estado de partidos o partitocracia, acabará como lenta  tortura con la Nación española, y los mismos afectados, los españoles, serán los culpables y cómplices de su enterramiento, para que cuatro apátridas desquiciados, se hinchan de poder, dinero y cargos a costa de que los irresponsables, ignorantes y sinvergüenzas, vayan a la urna a lamer la suela de los herederos del Dictador que mantienen vivo, a base de corrupción, el sagrado principio de que, los españoles, no eligen absolutamente nada en la urna, obedezcan y voten.

Antonio HR, lunes 13 de junio de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *